gg
MArielys Ávila

MArielys Ávila

Cómo tener éxito siendo emprendedora durante estado de alarma

Introducción

Un contexto de pandemia y recesión económica es un desafío para el espíritu emprendedor.

En estos tiempos cambiantes, se hace necesario pensar en una total y profunda reinvención personal y laboral. El mundo tal como lo conocimos no existirá más. Y sólo tendrán lugar aquellos que se atrevan a explotar sus dones y habilidades, a salir de la comodidad del sueldo fijo, a desplegar la flexibilidad suficiente para integrar los desafíos, a elevar su compromiso con el nuevo orden.

 

Una de las formas de reinvención profesional es animarte a emprender, y sobre eso te propongo reflexionar hoy.

 

Emprendedora se nace y se hace

La práctica cotidiana del acto de emprender, de reinventarse profesionalmente para abandonar la comodidad del sueldo fijo para llevar adelante nuestras ideas, implica la oportunidad de transformarlas en una marca, producto o servicio, iniciando una etapa de aprendizajes si sabemos aprovecharlos.

Por simple que parezca, el punto de partida es una idea. Esa idea que desvela a la emprendedora, que no te deja en paz día y noche, que te obsesiona. Tiene que ser una idea diferente, algo que te permita mirar al mercado y decirte: “Por aquí voy bien, nadie lo está haciendo de esta forma”. Allí está tu diferencial. Eso será lo que la gente recordará de la experiencia con tu marca, tu producto o tus servicios.

Y esa idea no necesariamente tiene que ser exclusivamente para ganar dinero. Al contrario, la idea debe nacer desde tu dharma y misión de vida, debe poder generar un cambio profundo e innovador. Justamente de eso se trata ser una emprendedora consciente: generar abundancia. 

Eso incluye el retorno económico, por supuesto, pero también la riqueza de experiencias, el hacerlo desde el amor infinito, de sentirte a gusto haciendo una diferencia, un aporte, teniendo libertad personal y profesional con el negocio que tienes o estás creando. Si lo que vas a ofrecer no representa una transformación sustancial para la sociedad, tendrá poco tiempo de vida. El mundo necesita soluciones, y el ecosistema emprendedor viene a dar esas respuestas.

No importa en qué escala estés: los micro emprendedores tienen más chances de producir un gran impacto. 

Conectar con el propósito

Ya seas emprendedora o estés dando tus primeros pasos, te dejo unos puntos muy relevantes y que te ayudarán en esta etapa:

  • Replantear tu propósito: el “para qué” de tu emprendimiento. Sí, es una pregunta profunda, filosófica. Si lo que emprendes está alineado de alguna forma con tus valores, visión y misión de vida personal y profesional, todo tendrá más sentido que si te dedicas a una actividad que no te llena ni te representa: a la larga, esa grieta se percibirá.
  • Planificación de todos los aspectos del negocio: Incluye no sólo el desarrollo de esa idea central, sino del “cómo” lo vas a lograr. Influyen los análisis de variables como costos, probabilidades, mercado, segmentos, promoción y entornos, sobre todo en economías inestables y cambiantes. Lo recomendable es crear un plan a 5 años.
  • Dedicar tiempo no sólo a la tarea creativa de poner en marcha el emprendimiento (lo que, para muchas, es lo más motivante), sino a rodearse de los mejores, en la escala en que estés. Puede ser una persona de consulta o un equipo completo. Lo importante es definir ese perfil de la manera más profesional posible: por eso, no es recomendable caer en la ‘falsa seguridad’ de apelar a familiares o amigos, porque la mayoría de los casos fracasan debido a las interferencias del vínculo afectivo, y porque tu familia no tiene porqué ser experta ni estar alineada con tu misión de vida.

 

Mitos y realidades

Acerca del proceso de emprender hay muchos mitos, y también algo de verdad: la realización personal, en un sentido profundo, por lo general está relacionada con la posibilidad de llevar adelante las metas y los objetivos propios.

Dentro de los mitos, está eso de que “todos pueden emprender”. En un aspecto general y utópico esto es cierto, aunque lo que no se dice es que emprender -en efecto- es para todos… Pero no es para cualquiera.

 

  • Emprender es un camino arduo y trabajoso. Al comienzo, te exige tanto que prácticamente no tienes tiempo de descansar. Estadísticamente, está probado que te lleva unos 5 años ver los primeros resultados confiables, por más que haya ‘explosiones’ de ventas al principio.
  • El emprendedor se ve en las malas: si sabe aceptar (y capitalizar) frustraciones, decepciones, vaivenes económicos, traiciones, deslealtades, envidias. También necesitará enfocarse en mantener vivo su plan para llevar el proyecto adelante: serán tantas las trabas y condicionamientos -sin importar en qué lugar del mundo se encuentre- que sólo su gran fortaleza interna lo hará posible.
  • Lo importante es mantener firme la auto motivación, consciencia y perseverancia; persistir; completar el proceso cada día, y volver a empezar al siguiente, creando una rueda virtuosa que no se detiene. Sólo así se producirán los resultados.

Cómo (re)inventarte para emprender

1 – Analiza los contextos. No tomes decisiones en base a información parcial o fragmentada. Es necesario ver el todo.

2 – Desmenuza los puntos en conflicto. Cuando estás con problemas, ponlos en perspectiva y define una acción concreta para cada uno, así como su plazo tangible de ejecución. Considera estos pasos sólo si son temas prioritarios. Si no, déjalos de lado o delega esa tarea en otros. No te enredes en cosas que no son relevantes.

3 – Mantén el equilibrio entre lo urgente y lo importante. Aprende a priorizar para no sobrecargarte.

4 – Desconéctate con pausas activas. Caminar, meditar, hacer deporte, conversar con una amiga, leer un libro que no tenga que ver con lo profesional, escuchar música, bailar… Todo esto ayuda. Cuida tu energía: la necesitarás durante varios años seguidos, hasta que tu emprendimiento sea exitoso.

5 – Inicia el día poniendo una intención positiva en lo que quieres lograr ese día. Enfócate en lo que quieres lograr, y no en lo que se espera de ti (tu familia, tus colaboradores, tus proveedores, tu socio). Baja a tierra tus metas con un plan concreto: sólo así se construye la realidad. Para terminar la jornada, haz una lista de gratitud: es una gran llave para abrir más claridad y abundancia durante el sueño

6 – Si estás en medio de un resultado inesperado, dale la vuelta. Transfórmalo en aprendizaje positivo. Asumiendo y aceptando la experiencia por más negativa que sea, una vez pasado ese momento podrás ver cuánto has aprendido. Es doloroso, tiene un coste, pero necesitas atravesarlo y sacarle el mayor provecho posible. Todo es un aprendizaje, y si te pasó es porque algo debes integrar. Medita y la respuesta te llegará.

7 – Mantén tu organización del tiempo. Es fundamental para no estresarte.

8 – Aprovecha la rutina o las tareas que no te atraen. Te permiten descubrir nuevas facetas en ti.

9 – No hables de tus planes. Mantén en total reserva los proyectos hasta que los concretes: la envidia es una energía que conspira contra la inspiración y la motivación.

10 – Busca consejos sólo de personas exitosas. El que está en un mal momento no podrá aconsejarte bien porque drenará tu energía, por más bien que te caiga o más buenas amigas que seáis.

11- Que tu proyecto resuene en tu interior. Si hay algo que nunca falla es la intuición: si de entrada tus tripas te dicen que es por ahí, tenlo presente. Ten muy en cuenta cómo vibras, qué feeling tienes con tu creación. 

 

12 – Sé creativa e innovadora. No es suficiente con tener una idea. Hay que saber cómo venderla y enganchar a los prospectos.

13 – Honra tu pasión. Amar lo que haces es clave para superar los problemas y desafíos que se van a presentar. Tu misión y tu dharma es tu motor y tu inspiracion.

14- Visión. Es saber ver oportunidades donde otros sólo observan problemas; descubrir la factibilidad oculta en entornos complicados y sostener una mirada superadora que apunte siempre para adelante.

Espero que estos Tips te sirvan para reinventarte como emprendedora, ya que estas comprometida con tu misión de vida, que amas realmente lo que haces y lo más importante querer ayudar a la humanidad, y yo estoy aquí para guiarte.

Si eres coach, mentora, infoproductora y vendes tus servicios en línea o quieres empezar a hacerlo, yo puedo ayudarte.

Estoy aquí para ayudarte, y juntas diseñar la mentalidad emprendedora que necesitas para construir tu camino al éxito y a la abundancia.

Te deseo mil bendiciones y que saques todo el provecho a estos días de confinamiento.

Marielys

 

Descarga tu guía de Cómo tener éxito como emprendedora en estado de alarma

Para ello solo debes rellenar tus datos en el formulario y te enviaré un email para que puedas descargarla!

Solo quedan unos días para aprovechar esta oportunidad única