El dinero espera por ti. Espera que tú te apropies de él, que lo toques, lo olfatees. Espera que tú lo atraigas. .

Debes aprender a pensar efectivamente en la riqueza. Muchas dicen “quiero trabajar para obtener riqueza”; sin embargo, el modo efectivo es transformar ese pensamiento y fijar en tu mente que debes y deseas crear riqueza.

La palabra que te permitirá convertir tus deseos en resultados, materializarlos y disfrutarlos es “Crear”. El pensamiento de riqueza debe crear cuadros mentales de riqueza.

Por eso es importante cómo piensas en la riqueza. Debes evitar decir o pensar “necesito dinero” o “necesito esta cantidad de dinero”. No hables de carencias, más bien habla de propuestas. Hay un refrán que puede tomarse en cuenta en este tema y dice: “cuando la flor florece, la abeja acude sin invitación. Así que procura florecer, para que la riqueza acuda a ti inmediatamente.

Si tienes deudas, no entres en pánico.

Si alguna urgencia te agobia, entonces cálmate.

Si hay algo que quieres, mantente serena.

Tú puedes crear tanto dinero como el que te propongas, para ello debes primeramente crearlo en tu mente. Es por eso que no puedes angustiarte, atormentarte. Las emociones negativas no crean riqueza, una mente turbia no funciona. La forma para crear tu riqueza es manteniendo claridad.

La claridad mental da perspectivas. Cuando tienes claridad no ves un árbol sino un bosque, no ves tropiezos sino oportunidades. No ves en el dinero algo inalcanzable o corrupto, sino que ves un amigo, porque con el dinero puedes adquirir muchos bienes, comodidades, viajes y otras cosas.

El dinero es una muestra de tu inteligencia. La manera como fluye el dinero en tu vida refleja tu administración, tu inteligencia para los negocios. Así que evita gastar y más bien invierte. Construye tu propio imperio financiero. Tú puedes lograrlo.

Bendiciones,

Marielys Avila

botonllamada