Marketing y espiritualidad. Qué dos conceptos tan diferentes, ¿verdad?

Uno tan terrenal y otro que va más allá de lo divino.

A simple vista parece imposible que se puedan unir y trabajar ambos a la vez. Sin embargo para mí lo que es inconcebible es trabajarlos por separado.

Y es que creo firmemente que para que un negocio tenga éxito no puede faltar ninguno de los dos.

Hoy te voy a explicar por qué.

Y además te voy a contar cómo trabajo con ellos y de qué forma influyen en el éxito de un negocio.

 

Por qué comencé a trabajar con el marketing espiritual

 

Hace algún tiempo, cuando comencé a estudiar los principios del marketing, me di cuenta de que si no aplicas la espiritualidad en tu negocio, nunca podrás estar alineada y tus resultados siempre serán mediocres.

Y detecté que todas las personas que tenían éxito seguían un mismo patrón. Estaban conectados con su misión de vida, trabajaban enfocados en ayudar a los demás y servir a la humanidad y tenían hábitos que se repetían.

Esto me hizo pensar y entender por qué algunos emprendedores implementan estrategias de marketing al pie de la letra y no obtienen resultados y otros sí.

Desde ese momento comencé a integrar ambos conceptos juntos en mi negocio y en mi vida y  empezaron a llegar resultados.

Y si a mí me funcionaba, ¿por qué no compartirlo con mis clientas y ayudarles a tener éxito con su emprendimiento en línea?

 

Pero, ¿en qué consiste el marketing espiritual?

El marketing espiritual para mi es la base de cualquier negocio exitoso.

Porque pienso que Dios siempre está en ellos y que no se puede vender ni facturar si tu negocio y tú no estáis alineados. Solo lo consigues cuando te enfocas en servir y ayudar a la humanidad.

Todas vinimos a este mundo con un dharma o misión de vida. Y no hay nadie que lo sepa hacer como nosotras, porque somos únicas.

Ese dharma es nuestro talento y cuando nos dedicamos a él podemos monetizarlo y crear abundancia.

Y el marketing espiritual te ayuda a conseguirlo combinando las mejores estrategias para captar y conseguir clientes en línea, con técnicas para trabajar tu mentalidad de merecimiento y emprender conectada con tu esencia, desde el amor y la abundancia.

Lo primero y más importante es que te centres en emprender desde el SER.

No te enfoques en el tener y el hacer, sino en el ser. Porque eso es lo que te hace única y lo que va a hacer único a tu negocio.

Tus principios, tus valores, tus creencias, tu talento… todo ello es inimitable. Y si lo usas para tu emprendimiento, lograrás tus sueños mientras que ayudas a los demás.

El siguiente punto clave es dejar atrás la mentalidad mediocre y de escasez y confiar en ti, limpiar tus pensamientos y transformarlos en unos que te ayuden a atraer la realidad que tú deseas crear.

Porque solo tú puedes conseguir eso.

Y para ello es importante que dejes las quejas, las excusas, las culpas, el victimismo… Porque todo ello te limita y te frena a la hora de alcanzar el éxito.

Y por último, cuando hayas entendido todo lo anterior, podrás implementar tus estrategias de marketing. Será entonces cuando estés lista para conseguir buenos resultados con ellas.

Un negocio sin estrategias no funciona, pero si no trabajas tu espiritualidad y tu mentalidad de nada te servirán.

 

¿Qué quiere decir estar alineada con tu negocio?

Estar alienada quiere decir que tu negocio marche en la misma dirección que lo que dices, piensas, haces y sientes.

Por ejemplo, si piensas que jamás podrás facturar 3.000€ por tus servicios, no esperes que por arte de magia eso suceda. Porque no estás alineada a ello, sino todo lo contrario.

¿Lo entiendes?

Todo lo que tú pienses se va a reflejar en tu negocio. Y si no son pensamientos positivos, nada bello y hermoso ocurrirá en él.

Quiero compartir contigo algunos tips que me funcionan a mí, a otros emprendedores exitosos y a mis clientas para estar alineados a nuestros negocios. Si los aplicas podrás conseguirlo y atraer abundancia ilimitada.

1 Cambia tus pensamientos basura por pensamientos positivos.

Tus pensamientos son disparadores muy potentes que pueden hacerte sentir feliz o desdichada. Contrólalos, no les des poder para que hagan contigo lo que quieran. Porque el 60% de nuestros pensamientos diarios son negativos y si no estás alerta te invaden.

 

2 Márcate objetivos claros con tu negocio, pide ayuda, manifiéstale al universo de manera muy específica qué quieres, cómo lo quieres y cómo te vas a sentir cuando sea tuyo.

3 Toma acción masiva imperfecta. Solo tomando acción podrás avanzar, no desestimes el poder de la acción.

4 Agradece cada día por lo que tienes. Te ayudará a atraer cosas bellas a tu negocio, te hará ser mejor persona, mejor emprendedora o empresaria, te sentirás más feliz, serás más consciente de las maravillas que se te presentan y disminuirás la negatividad.

5 Visualízate dónde quieres estar. Imagina cómo será tu vida una vez que logres tus objetivos. Con ello podrás generar el cambio que deseas y atraer el éxito.

6 Escribe en tu cuaderno tus intenciones diarias. Por ejemplo: estar en contacto con el Universo, ayudar a tus clientes…

7 Medita. Práctica la meditación a diario y conseguirás alejarte de los pensamientos que te inundan la mente y acercarte a la conexión contigo misma. Esto te ayudará a emprender desde tu esencia.

 

Por qué es tan importante la mentalidad y la espiritualidad en los negocios.

Tu negocio es el reflejo de lo que tú eres. Si eres abundancia, será abundancia, pero si eres escasez, será escasez.

¿Alguna vez te has preguntado por qué solo te llegan clientes que lo quieren todo gratis?

Te lo diré. Solo consigues atraer a ese tipo de clientes porque es a lo que estás alienada y la vibración en la que te encuentras.

Y aunque implementes las mejores estrategias de marketing, si tú no cambias eso, seguirán llegando el mismo tipo de clientes.

La conexión y tu mentalidad son cruciales a la hora de emprender. Porque si tú no te crees merecedora de tu éxito, te vas a enfocar siempre en lo negativo y no vas a saber identificar lo positivo ni tampoco hacerlo crecer.

Por eso yo no trabajo con estrategias de marketing puro y duro. Sí que las aplico, las aprendo y las enseño a mis clientas, porque sin ellas los negocios no funcionan, pero siempre lo hago desde la espiritualidad.

Honestamente pienso que todo es mentalidad y espiritualidad y que si no estás alienada con los que dices, haces y sientes, se reflejará en tu negocio y los resultados que obtendrás no serán los que deseas.

Sin embargo cuando tomas consciencia de ello y lo trabajas:

–          Obtienes resultados de éxito.

–          Atraes al cliente con el que realmente quieres trabajar y que valora tu trabajo y está dispuesto a pagarte su valor.

–          Consigues todos tus objetivos.

–          Aumentas tu facturación.

–          Vives la vida que siempre has soñado.

–          Trabajas desde el amor y la pasión por lo que haces y te sientes feliz y plena.

–          Y comienzas a recibir lo que por ley universal ya es tuyo y te corresponde.

 

¿Estás lista para avanzar con tu negocio desde la espiritualidad?

Esta es la forma en la que trabajo y ayudo a mis clientas.

Sé que no hay mejor opción que el marketing espiritual, porque cuando todo está en armonía es cuando un negocio funciona y empieza a fluir y a entrar dinero.

Y esa es mi misión de vida. Ayudar a otras emprendedoras a alcanzar sus objetivos y a vivir como ellas se merecen.

No te autosabotees, no te límites ni te pongas excusas. Trabaja para conseguir lo que deseas, esa es la única fórmula secreta del éxito.

Si tú quieres yo puedo ayudarte a conseguirlo. Estaré encantada de compartir contigo todo lo que sé y todo lo que cada día aprendo para que avances y seas feliz.

Lo único que necesito es que rellenes este cuestionario. Tus respuestas me servirán para evaluar si estás lista para transformar tu vida y tu negocio conmigo.

Si resultas seleccionada te llamaré y hablaremos sobre cómo te puedo ayudar.

¿Empezamos?

 

Nos vemos en el próximo post.

Con amor, 

Marielys